|

[English below]

En un informe publicado originalmente en inglés en 2019 y ahora disponible en español, Swedwatch y otras seis organizaciones de la sociedad civil sueca instan a las empresas europeas a intensificar sus esfuerzos para identificar y abordar los riesgos para los defensores de los derechos humanos y el medio ambiente. También piden a la UE y a sus Estados miembros que adopten leyes que obliguen a las empresas a hacerlo.

Los defensores de los derechos humanos y del medio ambiente desempeñan un papel fundamental para que las empresas y los estados rindan cuentas de las violaciones de los derechos humanos relacionadas con las empresas. No obstante, muchos se enfrentan a graves represalias por salvaguardar los derechos de los trabajadores o por oponerse a proyectos como presas, minas o plantaciones: entre 2015 y 2019, se denunciaron más de 2.000 ataques contra los defensores. El número aumentó en más de un 10 por ciento entre 2017 y 2018.

Defensores en riesgo: Ataques contra los defensores de los derechos humanos y del medio ambiente y la responsabilidad de las empresas, compilado por Swedwatch en cooperación con Act Iglesia Sueca, la Asociación Sueca de Protección de la Naturaleza, Diakonia, Afrikagrupperna, Solidaridad Suecia-América Latina y Fair Action, ofrece un panorama general de la situación de los defensores que trabajan en violaciones de los derechos relacionados con las empresas en sectores de alto riesgo. El informe se basa en entrevistas con diez defensores de nueve países y en una encuesta realizada a 22 empresas europeas en zonas de alto riesgo, entre ellas Siemens, ArcelorMittal, Tesco, Adidas y Ericsson. El informe pone de relieve la grave situación a la que se enfrentan los defensores y la urgente necesidad de que las empresas y los Estados tomen medidas.

El informe constata que muchas de las principales empresas europeas, si bien reconocen el problema, siguen careciendo de procedimientos para hacer frente a los riesgos que corren los defensores de los derechos humanos en sus cadenas de suministro. En él se esbozan las medidas que las empresas deberían adoptar para cumplir sus responsabilidades y contribuir a garantizar que los defensores puedan trabajar en un entorno seguro y propicio. Esas medidas también pueden beneficiar a las empresas individuales y al sector empresarial en su conjunto. Por ejemplo, la consulta con los defensores es un medio eficaz para que las empresas determinen y aborden los riesgos en sus cadenas de valor y reduzcan al mínimo los riesgos de daños financieros y de reputación.

Los defensores que figuran en el informe proceden de algunos de los países más peligrosos del mundo en lo que respecta a los ataques relacionados con el comercio contra sindicalistas, periodistas, activistas de derechos civiles y pequeños agricultores, desde Colombia y Guatemala hasta Azerbaiyán, Bangladesh y Filipinas.

Sus testimonios aportan pruebas de una opresión grave y sistemática de las voces críticas y señalan las formas comunes en que las empresas pueden aumentar los riesgos y ponerlas en peligro:

Contribuyendo a las tensiones existentes y exacerbando la dinámica de los conflictos locales;

Cooperando con empresas estatales o con proyectos prioritarios del Estado en países donde los gobiernos tienen como objetivo a los defensores;

Ofreciendo recursos o tecnología que pueden utilizarse contra los defensores.

En el informe se pide a las empresas que identifiquen y aborden los riesgos para los defensores como parte de sus procesos de diligencia debida en materia de derechos humanos y que apliquen una política de tolerancia cero frente a los ataques contra los defensores, incluso en los contratos con los socios comerciales. También se destaca el incumplimiento de los compromisos internacionales de los Estados europeos y se les insta a que adopten legislación nacional y de la UE –incluida la relativa a la diligencia debida obligatoria en materia de derechos humanos– a fin de garantizar que las empresas respeten a los defensores en todas sus cadenas de valor. El preámbulo del informe ha sido escrito por Mary Lawlor, la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los derechos humanos.

Swedwatch defenders report released in Spanish

Originally published in English and now available in Spanish, the Defenders at Risk report highlights widespread violence and intimidation directed at human rights and environmental defenders across the world and the need for businesses and governments to take action.

In an update for the Spanish version of the report, the UN Special rapporteur on the situation of human rights defenders, Mary Lawlor, writes:

As this report shows, defenders working to address unsustainable business practices are among the most targeted. Governments and businesses must take urgent action to change this and to ensure greater transparency and accountability in global supply chains. To do this successfully, both political will, company commitments and knowledge about the situation among all actors are needed. This report, first published in 2019 and now available also in Spanish, illustrates the challenges defenders working on business-related impacts face every day and gives concrete and useful recommendations to a number of stakeholders. In addition to the threats described here, new challenges have emerged and will continue to emerge – not least the Covid-19 pandemic – which further illustrate the need for continuous human rights due diligence by businesses.

  • Industry: Agriculture and food
  • Publication: Article
  • Region: Africa south of the Sahara
  • Themes: Environment and climate

Latest publications

Press Contact